PROCEDIMIENTO CONSTRUCTIVO
 
Fundaciones

Son parte constitutiva de la estructura resistente. Se resuelven de manera convencional.

En nuestros casos en particular se han realizado vigas de fundación de HºAº sobre zapatas de Hº Pobre en la obra de 30 viviendas de Villa Gobernador Gálvez.

En Arroyo Seco, 19 viviendas en tira, se han utilizados pilotines y vigas de encadenado, todo de HºAº, dando esta tipología un menor tiempo de ejecución respecto de la primera, comparando para ambos casos el movimiento manual de tierra. Este punto puede mejorarse aún más a favor de la fundación por pilotines contando con una hoyadora a motor, máquina que para una hélice de 25 cm de diámetro, puede manipularse perfectamente entre dos personas.

El dimensionamiento y armado de los elemento debe provenir del cálculo estructural correspondiente.

Es importante remarcar en este punto que la nivelación y terminación de las vigas o encadenados donde asentarán las placas premoldeadas para la conformación de los muros deben estar perfectamente niveladas y presentar una superficie lisa en su cara superior. A tal efecto se recomienda la utilización de encofrados metálicos que aseguren la calidad del trabajo.

Se debe prever en esta etapa los pases de caños de desagüe a través de las vigas.

 
Contrapisos

Conviene realizarlos inmediatamente finalizada la etapa estructural de fundaciones.

Se colocarán previamente los conductos de desagües  y también los tramos convenientes de provisión de agua.

El nivel superior del contrapiso debe permitir realizar con la carpeta cementicia al mismo nivel superior de las vigas de fundación, donde apoyarán los muros de placas.

 
Muros

Comienza el procedimiento de armado del muro totalmente en seco, manifestándose en esta etapa el mayor incremento en la velocidad de avance de obra.

Primero se colocan y aploman las reglas que mediante el tensado de los hilos, guiarán el alineado de las placas.

Una vez extendidos los hilos guías, comienza la colocación de las placas premoldeadas, teniendo en cuenta que el lado menor debe ocupar la base de apoyo y el lado mayor la altura de la placa. Se ubican desde los extremos o encuentros donde existe una columna.

De esta forma se posicionan una al lado de la otra. En los casos donde no coincida el ancho de la placa con la medida requerida en plano, por ejemplo en el vano de una puerta, puede cortarse la placa con amoladora o sierra circular y disco diamantado, para luego posicionarla en el muro.

De esta forma se procede con toda la primera hilada de placas. Puede ayudarse en este trabajo con un poco de mezcla cementicia o también con material premezclado y agua preparada, provistos ambos para el sellado de las juntas, para colaborar en el posicionamiento e inmovilidad de las placas hasta el momento del llenado de juntas.

De la misma forma se procede a levantar también la segunda hilada de placas, para llegar a 1,05 m de altura de muro.

En este momento, previo al llenado, conviene también hormigonar las columnas hasta el nivel de las placas ya posicionadas, para ello se debe primero colocar las armaduras y luego enconfrar, se notará un facilitamiento de esta tarea ya que las placas mismas colaboran en ese sentido cumpliendo la función de encofrado.

Por último para esta primera etapa se realiza el sellado de juntas. Se notará que el material corre por el interior de la trama de juntas, llenando todos los espacios, horizontales y verticales, comenzando a subir por la columna a medida que satura de mezcla todos los canales internos.

Este procedimiento unifica íntimamente el muro, confiriéndole unidad estructural y uniformidad monolítica, no obstante permanecerá visible el original rasgo arquitectónico de la modulación que determina la placa como el elemento básico de la construcción.

Para la colocación de la tercera y cuarta hilada de placas se procede de la misma forma que en las dos primeras, solo que en esta etapa deben colocarse las aberturas (prever ancho de marcos de 10 cm) y está la posibilidad de pasar los caños para provisión de energía eléctrica por los conductos de sellado.

Con la cuarta hilera de placas se llega a 2,10 m. Dependiendo del diseño de la vivienda, corresponderá encofrar aquí las vigas superiores donde apoyarán las viguetas del techo, o bien colocar una última hilada de placas que podrán adaptarse para seguir el nivel de pendiente de la losa de techo.

Es importante destacar el total aprovechamiento que se produce de las placas acopiadas en obra, dada la alta resistencia de las mismas, soportan muy bien el traslado y acopio en pallets. No obstante, las eventuales roturas que puedan presentarse en algunas placas, generalmente en vértices (producto del desmolde temprano), es perfectamente subsanable en obra con aporte del material de sellado y/o también mediante su uso para terminaciones donde es inevitable el corte de la placa para su adaptación a la medida requerida por el proyecto.

 
 
Techo

Esta etapa se realiza de manera convencional, tratándose de un techo de viguetas pretensadas. Se destaca la importancia de la utilizar ladrillos de poliestireno expandido en la construcción de la losa, por el aporte que otorga al conjunto la elevada capacidad de aislación térmica.

La resolución es convencional, con capa de compresión de hormigón y terminación hidrófuga.

 
Provisión de Servicios

La instalación eléctrica se prevé embutida con módulos puntos y tomas aplicados sobre muro. Como se ha dicho, es conveniente pasar los caños de luz por las juntas previo al llenado de las mismas.

La instalación de agua fría-caliente se prevé embutida en baño y exterior en bajo mesada, subida y bajada de tanque. En el caso de embutir, pueden canaletearse las placas para tal efecto. Siempre es conveniente utilizar elementos de corte como sierras circulares o amoladoras.

La instalación de gas se prevé exterior, consistentes en tramo mínimo para pico de calefacción en cocina comedor y tramo bajomesada para provisión a calefón y cocina.

 
Terminaciones

Puede realizarse  revestimiento cerámico en baño y cocina, de forma convencional.

Los muros son vistos, no requieren revoque ni pintura por tratarse de un material de alta resistencia y aislación térmica, hidrófugo y antisalitre. Cabe destacar el agregado de valor visual y arquitectónico que otorgan al conjunto la modulación de los muros constituidos por las placas.

 
 
 
Rosario, setiembre de 2008.-
 
 
 
Mario E Centenaro Ing. Civil ICPIC 2-1249-1 Director Departamento Técnico de UBASO 
Natalia Ferruchi Arquitecta CAPSF 05512 Subdirectora Departamento Técnico de UBASO 
Héctor O. Toviggino Director de UBASO
 
 
 
inicio                   Volver